Test: Vaude Bike Gaiter Long

Today I will review one of my favourite pieces of cycling gear: Vaude Bike Gaiter Long -Overshoes. Please meet my friends here: http://www.vaude.com/en-GB/Products/Clothing/Bike-Gaiter-long-black.html

As you can guess by the name, the Gaiter are a pair of overshoes from the German maker Vaude, self-proclaimed as “The sustainable and innovative outdoor outfitter”. To find more about them, better go to their website: http://www.vaude.com/en-GB/Company/About-us/Good-reasons-for-VAUDE/Good-reasons-for-VAUDE.

Talking about overshoes in general, my opinion as a daily commuter is that they are the classic thing that can make-or-break your morning, not only under a pouring rain (which is fairly understandable, if not obvious…) but specially in those cold, uncertain days not that wet to convince you to dress like a deep-sea diver, but still humid enough to let any puddle, car spray or even your front wheel to throw water, muck and God-knows-whatever-else to your clean, office shoes or sneakers. I know many of you prefer to commute with a proper cycling footwear (which makes sense), but for lazy people like me, is better to lace-up just one pair of shoes in the morning and keep it up the whole day.

In these cases, my pair of Gaiter are invaluable. At 161 grams per pair (actual, 40-43 size), they always find a place into my commuting bag, ready to be used if necessary thanks to the practical Velcro closure on the back, quick enough to be put on/off in a matter of seconds, no matter if you are still at home or in the middle of a bike late to the office. On top of, for those of you who like motorbikes, I can tell that after several tests, Vaude Gaiters work perfectly at speed.

I would buy them again? For 34€, I would not think twice, they definitely worth the price.

Hoy vamos a hablar de unas de mis piezas de ropa de bici favoritas: Vaude Bike Gaiter Long -Overshoes. Podéis encontrar una descripción de estas polainas aquí: http://www.vaude.com/en-GB/Products/Clothing/Bike-Gaiter-long-black.html

Como se puede deducir por su nombre, las Gaiter son unos cubre-zapatos de la marca alemana Vaude, que se autoproclama como “La tienda de ropa de outdoor innovadora y sostenible”. Para saber más de esta marca, mejor si os dejo su página web: http://www.vaude.com/en-GB/Company/About-us/Good-reasons-for-VAUDE/Good-reasons-for-VAUDE.

Hablando de polainas en general, mi opinión como ciclista urbano es que sean la clásica prenda que pueden resolverte el día, no solo en el caso que llueva a cantaros (eso claro, por no decir obvio…) sino especialmente en esos días fríos, de tiempo incierto no tan lluviosos para vestirse como un buzo, pero lo suficiente húmedos para que cualquier charco, salpicón de coche o hasta el agua, barro o dios-sabe-que-otra-cosa levantado por la rueda delantera vaya a mojar y manchar tus impolutos zapatos de oficina (o sneakers). Sé que muchos prefieren desplazarse usando un calzado especifico para ciclismo (lo cual tiene sentido), paro para vagos como yo, es mejor ponerse un par de zapatos por la mañana y mantenerlos todo el día, sin tantos cambios.

 

En estos casos, mis Gaiter literalmente no tiene  precio. Con solo 161 gramos por par (pesados personalmente, talla 40-43), siempre encuentran lugar en mi bolso de commuting, listos para ser usados en saso de necesidad gracias a su practico cierre posterior por Velcro, lo bastante rápidos de poner y quitar en cuestión de segundos, sin importar si todavía estés en casa o en medio de tu trayecto hasta la oficina. Además, para quien le gusten las motos, puedo decir que después de varias pruebas, las Vaude Gaiter funcionan perfectamente en velocidad también.

En resumidas cuentas, las compraría de nuevo? Por 34€, sin pensarlo dos veces, definitivamente valen lo que cuestan.

biciandthecity goes to Dublin!

Dublin, end of summer 2016.

I am writing fast, as fast as the time running here in Ireland. New city, new job, new team, new friends… A lot of things to discover, to learn, to be used to. Before starting this new challenge, one of the most common comments coming out from my friend was “you start to think to buy a car, Irish weather will not allow you to keep going around with your bike”, and other stuff like that. Well, I am sorry, but the “I told you” moment has not come yet. After 14 months, I am still riding my bikes to the office, to city centre (with some limitations, by the way…) , to Dublin Mountains and beyond. During the last year, I had the opportunity to live the biker life in a different, much more committed way, spending time and sharing experiences with a lot of other bikers, so I decided to restart writing about that… with two/three changes. First one, you will read any further post in English and Spanish. The translation of my previous post is work in progress, but you can start with the interview to Samuel from Bike Pop (www.bikepop.pt), Lisbon: https://biciandthecity.com/2015/04/12/de-viaje-a-lisboa/. More interviews will be published, some gear tested, and new post will try to give you a different, sustainable point of you over daily commuting. Stay tuned!

Dublín, final de verano 2016.

Estoy escribiendo rápidamente, tan rápido como pasa el tiempo aquí en Irlanda. Nueva ciudad, nuevo trabajo, nuevo equipo, nuevos amigos… Muchas cosas por descubrir, por aprender, a las que acostumbrarse. Antes de empezar este nuevo desafío, uno de los comentarios que he oído con más frecuencia de mis amigos era algo como: “tienes que pensar en comprar un coche, el tiempo en Irlanda no te va a permitir seguir dando vueltas en bicicleta como aquí” y otras cosas por el estilo. Bueno, lo siento pero el momento del “yo te lo había dicho” todavía no ha llegado. Después de 14 meses, sigo pedaleando con mis bicicletas hacia el trabajo, el centro de Dublín, las montañas alrededor de la ciudad y más allá. A lo largo de este ultimo año, he tenido la oportunidad de vivir la bicicleta de una manera diferente, mucho más comprometida, pasando mi tiempo y compartiendo mis experiencias con un montón de otros bikers, así que he decidido volver a escribir… con dos/tres novedades. La primera, es que podrás leer las entradas futuras en Español y en Inglés. La traducción de las viejas entradas está todavía en obras, pero ya hay algo, la entrevista a Samuel de Bike Pop (www.bikepop.pt), Lisboa: https://biciandthecity.com/2015/04/12/de-viaje-a-lisboa/ . Podrás leer más entrevistas, pruebas de material, y por supuesto nuevas entradas que intentarán darte un punto de vista diferente y sostenible sobre como moverte en el día a día. Mantente conectado!

De viaje a Lisboa

A principios de este año, he ido a visitar una de las ciudades que siempre me han atraído y generado curiosidad: Lisboa. Capital de Portugal, Lisboa tiene una luz increíble, un clima mite y es lo bastante pequeña para que no necesites un coche. Pero también es una ciudad con cuestas “imposibles”, espacios pequeños dentro y fuera de las casas y un viento que cuando sopla, sopla de verdad. Serán estas últimas características algo limitantes para la difusión de la bici como medio de transporte? Entre las primeras cosas que miro, cuando visito una ciudad que no conozco, son la limpieza de las calles y el número de personas que se mueven en bici. Me permiten hacerme una idea rápida de la gestión de la ciudad, de cómo serán los lugares donde iré a comer y, en ciertas formas, de la gente que voy a conocer. Será el conocido espejismo de las profecías que se auto-cumplen, pero raramente salgo con sorpresas al final del viaje. En el caso de Lisboa, había algo que no cuadraba. A pesar de su fascino un poco decadente y de su aire coqueto, que mi mente asocia con fixies, viejas bicis de ciudad y folding de diseño, de bicicletas pocas, o mejor dicho casi nada. Los dos primeros obstáculos en lo que he pensado, las cuestas y el espacio reducidos, no se sostienen: las primeras están en muchas ciudades donde las bicis abundan (San Francisco por encima de todas), y hablando de los segundos no hay hueco en lo que no quepa una bici plegable. Para saber más del tema, hemos hablado con Samuel de Bike Pop (www.bikepop.pt), que nos ha dedicado varios minutos de su tiempo en la acogedora tienda en Largo do Intendente. Por comodidad hemos usado un idioma que los dos dominamos, el Inglés, y por respeto no he traducido las respuestas de Samuel, que tenéis abajo exactamente tal y cómo nos las ha dado:
– Hi Samuel, welcome to BiciAndTheCity
It’s a pleasure to share my experience as a daily commuter with you.

– Historically, were bikes part of Lisbon’s landscape?
Although not as much as in other Portuguese cities like Aveiro, the bicycle was a common mean of individual cargo transportation in Lisbon, carrying milk, flower, bread, coal and even groceries. People also used them for riding around throughout plain areas, pushing when climbing was needed.

– How can you describe bicycle’s role in Lisbon’s mobility, at the moment?
The history across europe has been repeating itself regarding the exponential growth of cars deterring bicycle users. In northern countries like the Netherlands the car became such a dangerous machine that, along an oil crisis in late ’70s, the paradigm of vehicles changed dramatically towards the rebirth of a sustainable bike culture. The change has been replicated recently due to diverse reasons such as the pollution in Paris, accidents in London or eco-driven mentalities from students in Barcelona. In Lisbon the financial crisis and an increasing awareness towards the real cost of a car are the main causes for exchanging cars for bicycles.

– Does the lack of infrastructures (compare to others European Capitals) affect the potential number of new urban bikers?
Definitely. Lisbon has been making an effort to promote bikes, but lacks matureness like in Munich, Amsterdam or London. But there is a double paradox behind the “infrastructure” issue. Cities have been promoting cycle paths as the standard reasoning to increase bike usage, but – statistically speaking – safer and mature cities don’t really need them since it is the bike awareness (and not its segregation) that really promotes safety! Curiously, bike newbies adopt the cycle paths as the preferable way to go from A to B since they are intuitively safer, but the irregularities that these infrastructures have (sudden endings, dangerous road crossings and elbow crossings, intense pedestrian usage) do cause severe accidents. So bike paths promote the bike usage for the wrong reasons, but they work regarding getting people riding!

– How do you see bikes in Lisbon, within next five years?
The bike trend is changing and increasing, and not long ago riders were connoted with poverty or foreigner “cheapskaters”, but more and more people are starting to use the bicycle without really “needing” to spare money. It’s just a change in the paradigm towards a more sustainable, ecological and healthy mean of transportation. People don’t look at cars thinking about “status” or “quality of life” any more, they think in “traffic”, “fuel costs”, “pollution” and “obesity”. And we live in an information era! How come people still drive their cars to the local gym? Where’s the reasoning behind driving kids to school because they can be hit by… cars? Where on earth buying a cheap house in the suburbs and driving everyday to work costs less – long term speaking – than to live IN the city and just ride everywhere?

– Thanks a lot for your time, hope to see you soon in Barcelona!
Curiously it was on a visit to Barcelona that I realized I could improve the quality of my life using a bicycle. I tried a folding bike [a Brompton] and it was clear that I could spare more than a daily hour, replacing the car (15 minutes from my house to the local train station), the subway in Lisbon (another 15 minutes from the train station to work) and all the way back home. I also spared in gas, car maintenance and the subway monthly pass. All this in a really fun way, since I managed to experience Lisbon much more. I couldn’t go back to a daily “metal can” even if I wanted… the bike took me to a higher level of life!
– Wow, nice to read that about Barcelona! Thanks again, and keep riding!

Dahon sabe de Customer Care, y en Probike tienen las pilas puestas

Back on the road! Cómo había anticipado en el ultimo post, el pasado noviembre, mi fiel Dahon Speed ha tenido un pequeño problema: cuadro partido por la mitad. Despues de dos años y unos 4000 km, a pesar que la bici ya se había amortizado por sí sola, no escondo que estaba un poco decepcionado… Un cuadro de acero, usado todo los días por carril bici, sin saltos ni nada por el estilo, según mi experiencia habría tenido que durar un poco más. Además, en cuanto la noticia se ha difundido entre mi círculo de amigos y compañeros de trabajo, victimas de afán de difundir el verbo “no te compres porquerías, compra bicis de verdad”, el accidente me ha expuesto a una cantidad de tomaduras de pelo que ni te imaginas. Pero bueno, todo se supera, y mientras iba llevando la bici en la tienda, para evaluar los daños, pensaba que al final, en los dos años de servicio no habría podido tener una montura mejor. Una vez haber dejado la bici en el taller, después de una semana la primera buena noticia: habían enviado las fotos del cuadro roto a Dahon, que aceptaba sin problemas cambiarlo en garantía. Bien! Solo me faltaba esperar que se desmotase la bici, se enviase el cuadro y se montase el nuevo una vez llegado. A finales de Enero, ya tenía la bici en casa, con cuadro nuevo y una revisión completa de la bici! Mil gracias a Dahon España y a la tienda Probike de Barcelona, que a pesar de que haya tenido el problema justo antes de Navidad, en pocas semanas lo han resuelto brillantemente. Chapeau!

Reflexionando en frio.

Apartado momentáneamente de mi bici de ciudad (espero poder contaros pronto una bonita historia de atención al cliente…), he tenido la oportunidad de ver algunas cosas desde otras perspectivas. A ver, no es que me moviera solo en bici, claro, entre moto y transporte público por lo menos el 20% de mis trayectos los hago con otros medios. Pero hacer el mismo recorrido hasta el trabajo, desde la silla de la moto en lugar del sillín de mi Dahon me está haciendo dudar sobre algún que otro habito que tenemos los que pedalean.

– Semáforos: no los respetamos. Nos da igual, así de claro. Cuando voy en bici, ver que alguien se pasa un semáforo cuando estoy parado, o se me atraviesa mientras cruzo con el verde, no me molesta mucho. Yendo en moto a 40/50 por hora, por una vía rápida cómo puede ser la Diagonal, verse a alguien que se te aparece delante cuando no debería, os aseguro que no hace ni una pizca de gracia.

– Aceras: no existen. O por lo menos es la impresión que me da caminar por el centro, una vez haber salido del metro o aparcado la moto. En los fines de semana nunca lo he notado tanto, mientras que entre semana a veces hay que pararse por la cantidad de gente, la mayoría en Bicing, que se mueve alegremente por donde tu caminas. Sin comentar lo que pasan sin mirar delante de las puertas de bares, fincas y oficinas.

– Pasearse por la calzada: éste espacio es también nuestro, donde no hay carril bici, y hay que reclamarlo. Difícil pero hacerlo pedaleando a 10 km por hora, en el medio de la calle, sin que los otros vehículos sepan por dónde vas a girar, si los estás oyendo o si ni siquiera te has dado cuenta que no estás solo en este mundo. Fastidioso, de verdad.

Todo esto no hace más que justificar que, un buen día, alguien se levante y piense a medidas como la del “Smart Hat” (véase articulo previo) o por lo menos un seguro a terceros para los ciclistas. A ser honesto, quedando así las cosas, cómo ciclista no tendría argumentos para oponerme. A menos que las cosas por parte de nosotros no cambien pero, y créeme me jode admitirlo, es un cambio que no veo bien encaminado.

Y mientras reflexiones sobre eso, tú que puedes, keep riding!

“The Smart Hat”

Vaya, sólo nos faltaba esto:

http://www.dailymail.co.uk/news/article-2832762/Is-bike-helmet-red-light-camera-Futuristic-smart-hat-displays-registration-plate-cyclists.html

Toby King, designer australiano, acaba de proponer a la municipalidad de Mosman (Sidney, Australia) un casco con retrovisores, GPS, cámara de fotos, luces de posición, de frenado, indicadores de dirección (si, has leído bien, no es broma…), un visor estilo moto y, lo más importante… una fantástica placa de identificación del ciclista!

There's also a separate storage compartment for smart phones on the back of the helmet

Parece que la propuesta haya sido acogida con mucho entusiasmo, con el objetivo (claro…) de “aumentar la seguridad del ciclista, de los otros usuarios de la carretera y de los peatones”. Y, de paso, registrar el ciclista como cualquier otro usuario de la carrera como motociclistas, automovilistas o camionero. Lástima que, a paridad de deberes, no corresponda en este caso paridad de derechos. Pero de eso hablaremos otra vez, mientras tanto… Keep riding!

http://www.strava.com/athletes/4932424